EBITDA que es y que no es

 

EBITDA (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization) es el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. Es una medida muy utilizada en el análisis fundamental para el diagnóstico de empresas ya que da una mediada de los recursos que genera la empresa al margen del coste de su estructura financiera y de los impuestos, así como de las amortizaciones o depreciaciones que, como se sabe, no han implicado movimientos de fondos sino que han representado un menor valor de los resultados pero no han exigido una aplicación de flujos de caja.
Como es lógico, el EBITDA se obtiene a partir del estado de resultados (pérdidas y ganancias) y forma parte del análisis económico o análisis de rentabilidad de la empresa, como uno de los principales componentes del mismo. A mayor ebitda mejor, aunque es conveniente relativizarlo en función del activo, o los recursos propios o las ventas para tener una medida fácil de ser comparada y complementaria a su valor absoluto en euros o dólares etc. Al relacionarlo con otras variables se obtienen ratios del ebitda comparables en el tiempo y con otras empresas.
Adicionalmente, es una variable muy útil al analizar el origen y aplicación de los fondos ya que es una aproximación a los recursos que genera la explotación de la empresa, válido para muchas empresas. En un estudio aproximativo, el ebitda nos da una medida de los recursos o fondos que se obtiene de las operaciones de explotación que realiza la empresa. La importancia de este dato en el análisis financiero es crucial. Sin embargo puede llevar a equívocos a aquellos que lo interpretan como la síntesis de los flujos de caja. Si no hubiese operaciones de capital y todo se realizase al contado o los creditos concedidos y recibidos se equilibrasen, eso podría ser una aproximación certera pero parece imposible que eso sea así. Las múltiples operaciones de orígenes y aplicaciones de fondos al margen de la explotación demuestran que el ebitda no puede interpretarse de esa forma. Es un componente muy importante de los fondos de una empresa pero sólo una parte. Una empresa puede tener un amplio ebitda y tener muchas tensiones financieras, por ejemplo, cuando los fondos obtenidos por su explotación los destina a pagos de deudas o inversiones en su activo por cualquier motivo. Así pues, hay que interpretar el ebitda en su justa medida y no sesgar su importancia identificándolo con los flujos de caja de la empresa porque esa es una interpretación errónea ya que sólo representa una parte de los recursos generados, puesto que habría que añadir las variaciones de fondos que motiva el capital circulante y los grandes movimientos de fondos ajenos a la explotación que se suelen ubicar en el activo y pasivo no corrientes y los movimientos con los socios.

Para completar ¿que es el EBITDA? es recomendable ver “Lo que dice y no dice el resultado empresarial” para comprender el uso que se debe dar al EBITDA.